El homicidio es el acto en que se causa la muerte de otra persona. El término procede etimológicamente del latín homicidium, y éste del griego hom?s, similar o semejante, y latino caedere, matar: matar a un semejante. Es una conducta reprochable, es decir típica, antijurídica y por regla general culpable (excepto en casos de inimputabilidad, donde no se es culpable pero sí responsable penalmente), que consiste en atentar contra el bien jurídico de la vida de una persona física.