Es el trámite de cobro determinado por la autoridad competente, que se efectúa sobre una deuda cierta, líquida y exigible, y es acompañada de medidas preventivas o coercitivas.